viernes, 11 de marzo de 2016

¿Tentáculos de la Púnica en La Ribagorza?

Un implicado en la Púnica quiere rehabilitar un pueblo oscense que compró en 2002 con una empresa investigada

Investigado dentro de la operación Púnica. Socio de David Marjaliza. Administrador único o representante de varias empresas también investigadas… Ese es José Luis Capita Gallardo. El empresario que, hace 14 años y a nombre de Valparaiso Técnicas de Promoción y Construcción S. L. (sociedad investigada), compró, casa por casa, el pueblo de Arués, en el término municipal de Perarrúa (Huesca).
En la actualidad, la propietaria de esta localidad oscense es Arués 2008 S. L., otra empresa que aparece en los papeles de la Púnica y de la que Capita es socio y administrador único. En total, según aparece en diversas webs, este señor ha ostentado un total de 96 cargos en órganos de administración de 40 sociedades.
El nombre de José Luis Capita aparece, junto a otras 26 personas (entre ellas David Marjaliza o Francisco José Granados), como uno de los investigados por “blanqueo, fraude fiscal, falsedad documental y prevaricación” en el Tomo 1 de las Diligencias Previas enviadas por la Fiscalía Anticorrupción como denunciante al Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid en el año 2014; al que eldiario.es ha tenido acceso a través de Filtrala.
En ese mismo documento se mencionan 39 empresas investigadas. Entre ellas, Valparaiso, que hasta 2010 tuvo a Marjaliza  como apoderado y cuyo administrador único es Devadai S. L. (Capita es el administrador único de esta). Diez de estas sociedades tienen el mismo domicilio: calle Poeta José Hierro, 1, 3º, Pinto (Madrid).
Ahí es también donde está radicada Arués 2008 S. L., la empresa creada el 31 de octubre de 2008 (con objeto social: “La promoción, gestión, administración, explotación y construcción de apartamentos, viviendas, locales comerciales e industriales, naves comerciales e industriales, locales de garaje, plazas de aparcamiento”), que aparece entre las investigadas en el listado que ofreció ileon.com, y que es, actualmente, propietaria de la localidad oscense.

Cronología de una rehabilitación

Hace 14 años, según informan fuentes del equipo de gobierno de Perarrúa electo en aquel momento, José Luis Capita adquirió todas las casas de Arués. Lo hizo a nombre de una empresa, aunque todas las gestiones las llevo a cabo él de manera personal. “Tenía mucho interés y prisa, llego directamente con un anteproyecto, e incluso quiso comprar la escuela y la iglesia, pero no se le permitió”, apuntan las mismas fuentes. Lo que quería era rehabilitar este municipio y convertirlo en un complejo turístico.
En aquel momento, recuerdan, no había legislación al respecto: “La Comisión Provincial de Urbanismo de Huesca –dependiente de la Diputación Provincial de Huesca- no recogía esta casuística, por lo que se le denegó el permiso”.

Pasan los años y comienza el proceso para la creación de un marco normativo que ampare este tipo de actuaciones. En julio de 2008, el arquitecto Salvador Rambla Bielsa redacta el Plan Especial de Renovación del Pueblo Deshabitado de Arués. Todo va muy lento: en octubre de 2011 el Ayuntamiento de Perarrúa aprueba inicialmente el Plan; en junio de 2013 convalida el acuerdo anterior; en septiembre del mismo año lo aprueba provisionalmente, y el 23 de julio de 2014 es el Consejo Provincial de Urbanismo de Huesca el que da su conformidad.
También en julio de 2008, se llega a un acuerdo con el Ayuntamiento de Graus para abastecer de agua a Arués desde el depósito de Ejep. Según informa el grupo municipal Aragón Sí Puede en el Ayuntamiento de Graus, Arués ha pasado por varias manos. Primero Valparaiso, posteriormente Ananda Integral S. L. (que nació de la escisión parcial de Devadai) y, finalmente, Arués 2008. Todas aparecen en el listado de investigadas.
Y el último capítulo, hasta el momento, es la publicación, en el Boletín Oficial de Aragón del pasado 18 de febrero, del anuncio del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) “por el que se pone en público conocimiento la tramitación del procedimiento administrativo de evaluación ambiental simplificada de ‘Renovación del pueblo deshabitado de Arués’”.
De la escasísima información al respecto proporcionada por las distintas instituciones que, a priori, deberían ser parte del proceso, desde el Inaga (dependiente de la Consejería de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón) se limitan a decir que se trata de un proyecto de urbanización que supone la creación de 48 viviendas.

Un gasto de 1.760.367 euros

A tenor de las cifras proporcionadas por Aragón Sí Puede (no las que emanan del Ejecutivo autonómico) el proyecto incluye un inventario de 25 edificios que se van a restaurar. Algunos se convertirán en alojamientos, hasta 150 plazas, y otros en espacios comunes.
El estudio económico, continúan, evalúa los costes en un total de 1.760.367 euros. Un plan muy bonito, dicen, “pero que consiste en que una empresa con un capital social de 386.430 euros se gaste 1,76 millones con una muy dudosa rentabilidad”. “¿Dónde está el truco?", se preguntan.
 
Fuente: eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por participar!!